El maridaje de vinos no es un tema que escape precisamente de la controversia al fin y al cabo, el gusto de cada persona es particular y subjetivo, y a cada uno nos gustan cosas que a otros no y viceversa. Por lo tanto, antes de nada, queremos dejar claro que es cuestión de gustos, sin embargo, hay vinos que maridan mejor con determinados alimentos y las distintas formas de cocción.

maridaje de vinos

¿Qué es el maridaje de vinos y comida?

El maridaje de vinos y comida es la combinación que hacemos de estos dos para resaltar y destacar las cualidades de ambos productos de forma equilibrada y armoniosa. De esta forma, ninguno de ellos mate el sabor del otro, si no que se entrelacen y potencien lo mejor de cada uno. La idea es que la comida se lleve a otro nivel al combinar a la perfección el vino con los alimentos que ingerimos.

Algunos enólogos y sumilleres coinciden en que la elección de vinos tiene que ser parecida al de los platos de comida. Hay que ir de vinos más ligeros a más pesados. Nunca mezclarlos o servir un vino ligero después de uno con mucho cuerpo porque de lo contrario, el vino ligero te puede resultar insípido y no es lo que se pretende.

Por eso queremos ofrecerte esta pequeña guía donde te contamos los distintos tipos de maridaje que existen. Así puedes escoger por ti mismo cual es el más adecuado para ti.

Maridaje por asociación 

Este maridaje se da cuando hay cierta similitud entre las características del vino y del plato. Dichas similitudes se basan en características de color, de sabores, de aromas, de intensidades y de sensaciones.

Un pescado blanco se serviría con un vino blanco al igual que el tinto es el más adecuado para potenciar los sabores de las carnes rojas; el vino dulce suele acompañar los postres; el vino tánico (es un vino astringente, con mucho sabor a madera y en el cual los taninos están muy presentes) acompaña los platos más grasos o pesados. Los vinos blancos de barrica acompañan muy bien los aromas ahumados. Los platos fuertes se maridan con vinos con mucho cuerpo, y los más ligeros con vinos suaves, especialmente blancos.


Maridaje por contraposición

Los maridajes por contraposición son todo lo contrario a los que se hacen por asociación. Se rigen porque son totalmente contrarios. La complementación entre vino y plato se realiza a través de la diferenciación entre ellos. Por ejemplo, maridar un vino dulce con un queso muy fuerte como podría ser el queso azul o combinar un vino blanco muy ligero con platos muy picantes.

maridaje de vinos

Guía rápida de maridajes

A continuación te dejamos con una guía muy rápida a la que solo le tienes que echar un vistazo cada vez que quieras hacer un maridaje de vinos y comida y no quieras comerte la cabeza. De todas formas, en La vuelta al mundo nuestro personal está a tu disposición para aconsejarte sobre las mejores opciones.

Esperamos que te haya servido esta guía rápida sobre el maridaje de vinos con comida, pero al final, estas combinaciones las tienes que hacer bajo tus gustos e intereses. Puedes e incluso debes salir de la norma, ser creativo y experimentar con los sabores porque igual te acaban sorprendiendo. Te dejamos enlazada nuestra Carta de Vinos para que le eches un vistazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *